‘Fingirlo hasta conseguirlo’, la verdad científica

¡Realmente funciona! Puedes fingirlo hasta conseguirlo (fake it till you make it, como es bien conocido en inglés). Finge una sonrisa para ser más feliz. Finge tener confianza para mejorarla y disminuir la ansiedad.

Pero no exactamente, no siempre.

Fingirlo hasta conseguirlo es un eslogan, suena como un adagio. La mayoría de las frases de captación reciben un poco de atención adicional debido a su inherente «pegajosidad». No por el valor de la verdad del contenido de esa frase. No es preciso con frecuencia, pero la gente lo usa como un principio.

Si está buscando una manera de ser más feliz en la vida, fingir no es la mejor solución. Esta si lo es (enlace en inglés).

Dejando eso a un lado, me centraré solo en el aspecto psicológico de esta declaración.

El Principio Hebbiano: lo que junto arde, junto se conecta

Existe este principio general en psicología y neurociencia. Lo que junto arde , junto se conecta (What fires together, wires together, en inglés). Se llama el principio Hebbiano (Documento PDF en inglés). Básicamente, establece que si haces algo en asociación con otra cosa, ambas cosas se interrelacionarán. ¿Por qué pasa esto? Cuando los humanos hacen algo (LO QUE SEA), siempre hay un circuito neuronal subyacente que se activa de alguna manera. Este disparo es una «señal» que las neuronas envían a otras neuronas.

Cuando las neuronas que subyacen a 2 cosas aparentemente independientes se disparan simultáneamente o una tras otra, tienden a formar un camino que las une entre sí. Por lo tanto, este enlace, se convierte en un tipo de cableado.

El principio hebbiano: lo que junto arde, junto se conecta. El cerebro asociará automáticamente 2 cosas si suceden juntas.

Una forma de verlo es que la correlación se convierte en causalidad en una forma de hablar. Un conjunto de neuronas para el evento A enviará una señal a otro conjunto de neuronas para el evento B solo porque se dispararon y se conectaron entre sí. El condicionamiento clásico es un ejemplo de esto.

Fingirlo hasta conseguirlo

Otro principio general que se observa es que podemos activar neuronas simplemente pensando en algo, incluso si estás pensando en conducir un automóvil y no tienes un automóvil. Entonces, si has aprendido a conducir un automóvil, habrá neuronas que subyacen en los procesos involucrados en la conducción. Puedes activar estas neuronas hasta cierto punto solo con pensar en eso.

Ahora, cuando dices «fingirlo hasta conseguirlo», lo que realmente estás diciendo es:

Pretende estar en un estado o hacer algo para que actives algunas neuronas. Haz esto en el contexto correcto para que tu cerebro sepa que estas neuronas están emparejadas con algo. Aprovecha este emparejamiento basado en la regla hebbiana para que esas neuronas se unan y puedas «conseguirlo».

El encendido repetido de las neuronas generalmente las hace eficientes y rápidas.

Fingirlo hasta conseguirlo: no estás contento en la escuela, así que sonríe y actúa con alegría durante un tiempo hasta que las neuronas subyacentes asocien la alegría con tu escuela.

Hay una advertencia a considerar.

Esto no puede «anular» algo poderoso. No puedes fingirlo hasta que seas feliz en la escuela si tu maestro abusa de ti.

No puedes convertirte en millonario pretendiendo ser uno.
Necesitas mucho trabajo y no puedes «conseguirlo» hasta que hagas el trabajo.

Los principios que subyacen a este dicho son sólidos, pero las aplicaciones a menudo son exageradas.

Puedes ‘fingirlo hasta que conseguirlo’ para un número limitado de cosas. Sé estratégico al respecto.

Echemos un vistazo a la investigación y algunos consejos ahora.

5 puntos destacados en la investigación y consejos sobre cómo fingirlo hasta conseguirlo

Fingirlo hasta conseguirlo 

1. Fingir confianza incluso cuando no está justificado.

En un grupo de estudios (artículo en inglés), los investigadores encontraron que la confianza de las personas crea un estatus social positivo, incluso si otros piensan que su confianza no está justificada. Lo que esto dice es que puedes falsificar tu confianza y luego usar la retro-alimentación social (otros te ven con una luz positiva) para ganar confianza real.

2. No desperdicies dinero comprando productos caros para falsificar la imagen que tienes de ti

Las personas que intentan sentirse seguras o exitosas para crear una mejor imagen de sí mismas a menudo compran productos como ropa de diseñado, zapatos, maquillaje, etc. Esto los hace sentir como una persona con mayor valor. Sin embargo, la investigación (en inglés) muestra que esto podría ser contraproducente y eventualmente se detendrían en sus defectos y fallas.

3. Da un paso atrás, aprende alternativas y luego finge

Richard E. Watts (en inglés) ha desarrollado una técnica llamada «Reflejando como si…» (RAI por sus siglas en inglés), que es una forma estratégica del «fingirlo hasta conseguirlo». Él sugiere dar un paso atrás antes de fingir su ser ideal y reflexionar sobre cómo se comportaría uno. Esto permitiría a la persona obtener nuevas perspectivas, alterar los comportamientos de una manera racional para alcanzar su yo ideal. Así que «simularlo» aquí es en realidad ir hacia atrás para evaluar alternativas y luego avanzar para alcanzar su ser deseado para «conseguirlo». Esto es especialmente poderoso cuando hay problemas de salud mental que alimentan la necesidad de hacerlo.

4. Habla de tus metas y aspiraciones.

Otro estudio (en inglés) analizó cómo las personas pueden mantenerlo de forma real y no falsa (como una mentira) para conseguirlo. Descubrieron que las personas que hablan de sus metas y aspiraciones recibieron más respeto y admiración de su contexto social que aquellas que hablaron de sus viajes cotidianos u obligaciones de vida. Un estudio de seguimiento mostró que solo actuar de manera más poderosa y feliz tuvo un efecto duradero positivo. Aquellos que pretendían estar felices y confiados eran vistos como que tenían una autoridad y un estatus superiores dentro de un equipo. Esta impresión duró para reuniones posteriores también. Esto sucede porque la persona está preparada para ser más poderosa y esta preparación cambia su comportamiento para reflejar eso.

5. Usa tu apellido para fingir inteligencia.

Una de las maneras más fáciles de fingirlo es usar las iniciales de tu primer apellido (o segundo nombre si tuvieras). No firmes como Jane Doe, firme como Jane D. Doe. Por alguna razón, las personas perciben a otros que tienen las iniciales del segundo nombre en su nombre como más inteligentes (en inglés). Esto podría no tener nada que ver con el principio de Hebbian del que hablé antes. Podría ser sólo una peculiaridad de nuestra sociedad.

¡Ahora deberías tener una buena idea acerca de la ciencia detrás de «Fingirlo hasta que conseguirlo» y cómo puedes usar esto de forma estratégica.

Un comentario en “‘Fingirlo hasta conseguirlo’, la verdad científica”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *