Metas – Una guía sobre como alcanzarlas

Estableciendo Metas

Establecer metas es un método eficaz para lograr el éxito en la vida, ya sea a corto o largo plazo. Hay 5 aspectos clave para crear metas:

  1. Se específico
  2. Necesitan ser medibles
  3. Registra/mide tu progreso
  4. ¿Son tus metas prácticas?
  5. Mantente en el camino: piensa en el premio

Se específico

Escribe los objetivos con detalles específicos para que puedas ver claramente lo que planeas alcanzar y cómo lograrlo. Indica exactamente lo que quieres y cómo planeas obtener los resultados que buscas, por ejemplo, quién puede ayudarte y qué entrenamiento puedes necesitar.

  • ¿Qué? ¿Qué quieres lograr (a corto y largo plazo)?
  • ¿Dónde? Identifica lugares y sitios donde realizarás las actividades.
  • ¿Cuando? Establece plazos para objetivos a corto y largo plazo. ¿Cuál es tu fecha objetivo?
  • ¿Quién? ¿Quién puede ayudarte a alcanzar tus metas? ¿Buscas mentores, consejos de expertos o compañeros que ayuden?

Medible

Establece métricas para seguir tu progreso. Mantén un registro documentado de tus pasos exitosos hacia tus metas.

¿Cuántos? ¿Tienes el objetivo de acercarte a una cierta cantidad de mujeres por día/noche/semana/mes/año? ¿Cuánto tiempo? ¿Tienes el objetivo de pasar una cantidad específica de tiempo conociendo mujeres?

Seguimiento

El seguimiento de tus éxitos puede animarte a continuar y brindarte una opinión sólida sobre tus esfuerzos y si algo está funcionando o no. La mejor estrategia para mantener los objetivos es hacer un seguimiento de tu progreso a diario, escribiéndolo todos los días. Este mismo acto de anotar las actividades/pasos tomados ha demostrado mejorar los resultados y fomentar la consistencia. Te permite aprender más sobre tus hábitos, ser responsable y realizar un seguimiento de cualquier progreso.

Un buen registro incluye lo siguiente:

A) Tipo de actividades.
B) Cuánto tiempo pasas haciendo esas actividades.
C) Intensidad del esfuerzo. ¿Sobrepasaste tus propios límites o vas sobre seguro?
D) Comentarios sobre cualquier dificultad para ayudarte en la resolución de problemas de cara al futuro.

Sentido práctico

¿Son los objetivos razonables y alcanzables en el tiempo asignado? Conoce tus límites y trabaja alrededor de ellos lo mejor que puedas. No todo el mundo llega a ser astronautas.

Mantenerse en el camino

Mantener el progreso es uno de los desafíos más difíciles al tratar de hacer cambios en tu vida, ya sea cambiar un hábito, estar en forma o mejorar tus habilidades de comunicación. Comenzar puede ser difícil, pero mantenerse comprometido es aún más difícil. La clave para sortear con éxito los obstáculos para mantener tu progreso es reconocer que ocurrirán errores a pesar de tus mejores esfuerzos para planificarlos. La clave es construir consistencias y un horario regular y volver a subir a ese caballo tan pronto como te caigas. Hay varias cosas que puedes hacer que ayudan a mantenerse en el objetivo:

  1. ¡Hazlo significativo! Continúa recordándote los beneficios personales que obtendrás cuando alcances tus metas. Establecer y mantener objetivos significativos que sean realistas y alcanzables aumentará la probabilidad de éxito. Es mucho más probable que te esfuerces por alcanzar una meta que te interesa y que se sienta cerca de lograrla.

  2. ¡Recompénsate! Las recompensas aumentan la probabilidad de que lo vuelvas a hacer. Cuando alcances un objetivo date una recompensa. Crea recompensas para objetivos a corto y largo plazo.

  3. Cuanto antes corrijas errores, mejor. Si se detecta temprano, un error NO tiene que indicar una inevitable espiral descendente. Una vez más, los fallos son inevitables y aceptar eso y seguir adelante cuando ocurren es la mejor forma de actuar. Lo más importante que debes hacer cuando se producen errores es no permitir que se conviertan en una serie de fallos continuos o afectar a tus nuevos hábitos y colapsar tus cambios con el comportamiento en el que has estado trabajando.

  4. Ten un plan para lidiar con los errores:

  • Lo más importante es volver a la rutina tan pronto como sea posible. NO esperes hasta el lunes o el comienzo del mes para «comenzar de nuevo».

  • Aprende del pasado. Aprende a identificar muchos de estos errores de experiencias pasadas. Recuerda e identifica las situaciones en las que recuerdas haber tenido un momento particularmente difícil para cumplir con tu plan.

  • Planifica por adelantado. Cuando sepas que se avecinan situaciones similares (es decir, vacaciones, vacaciones familiares, etc), comienza a planificar cómo tratarlos con anticipación. Si esperas hasta estar en medio de la situación, es probable que no encuentres una solución efectiva. Utiliza la información de los conflictos pasados para guiar tu planificación e identificar los obstáculos pasados que deberán superarse.

Si descubres que has recaído, saca todos los recursos que te han ayudado en el pasado para volver al buen camino. Algunas preguntas que debes hacerte son:

  • ¿Qué barreras pueden interferir con tu plan?
  • ¿Cómo puedes abordarlas?
  • Si no puedes mantenerte a tu plan primario, ¿cuál es tu plan secundario?

Medir el éxito no se trata de si hay o no caídas en tu progreso, sino si en general estás progresando a pesar de los errores ocasionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *