Que es la ONEitis y como entenderla

¿Que es la ONEitis? Fue en The Red Pill que encontré esta publicación de The_Bitter_Truth (en inglés). Encaja bastante bien con lo que he estado desarrollando durante la semana pasada, así que pensé que lo repensaría un poco.

Un caso de ONEitis

Hace poco conocí a mi 10 perfecta. Me fascinó su belleza; de hecho, me quedé congelado frente a ella durante la mitad de nuestra primera conversación (no es algo típico en mí).

Ahora mismo lo estoy y lo estaba en el momento en que nos conocimos, tenía a mas chicas (incluida mi ONEitis), pero por alguna razón, he idealizado a esta chica.

En algún lugar dentro de mí decidí que tenía que tener a esta chica. La quería más que nada. Me engañé pensando que ella era diferente, y la puse en un pedestal.

El concepto de «pequeña y especial copo de nieve» es un cliché muy antiguo de La Píldora Roja, pero a veces vale la pena volver a por qué se produce.

La idealización y el condicionamiento

Una cosa que el acondicionamiento de Píldora Azul hace con los niños que luego se convertirán en hombres es que, de manera predeterminada, coloca lo femenino como la prioridad más alta que los hombres deben tener para sus vidas.

La razón por la que hago hincapié en que los hombres se conviertan en su propio punto de origen mental es porque se les enseña desde una muy temprana edad a reemplazar sus propios imperativos como primer pensamiento a los de las mujeres; En otras palabras, poner en un pedestal lo femenino.

Están condicionados a buscar la aprobación femenina, y, al hacerlo, la recompensa que esta aprobación representa se convierte en el contexto correcto de género a través del cual se enseña a los niños y a hombres de Píldora Azul a filtrar sus interacciones sociales.

Poniéndola en un pedestal

Debido a que lo femenino es el contexto «correcto» en el que se crían a los hombres, la respuesta natural y deductiva con respecto a la intimidad es colocar a las mujeres en un pedestal.

El pedestal al que se refieren los hombres de Píldora Azul es una parte personal de un pedestal social mucho más grande en el que se enseña a los hombres a poner a las mujeres, siempre en un contexto social.

El conjunto más grande de la sociedad condicionada por La Píldora Azul culpará luego de esta pedestalización a otros hombres , ya que se les dice que sus inseguridades se deben a sus propios déficits, a la falta de confianza o a la creencia en sí mismos, cuando en realidad fueron criados y condicionados por un orden social primario femenino por defecto hacia esta pedestalización.

Esta deferencia por defecto de poner a las mujeres en un pedestal puede ser algo que los hombres deben superar en el ámbito de sus vidas a largo plazo, pero no se equivoquen, todo empieza desde una educación centrada en la mujer.

La chica especial o «única»

Incluso para los chicos que tienen citas de manera no exclusiva, en algún momento llega la chica «especial» y única que encarna un idealismo de Píldora Azul sobre la «chica perfecta» para él.

Por lo general, esta chica cumple con los criterios de lo que él considera su «Celebridad Genética» (en inglés), pero a medida que los hombres maduran tienden a modificar este ideal según lo que su propio condicionamiento les ha enseñado a como calificar una «Mujer de Calidad» (en inglés).

Este suceso siempre es una prueba para los hombres que son conscientes de La Píldora Roja. El propio idealismo innato de los hombres se centra en las posibilidades externas; La esperanza de lo que puede ser. El problema es que este idealismo masculino siempre ha sido una pieza útil para condicionar a los hombres a aceptar una deferencia necesaria para las mujeres, y esto tiene un precio.

Los dos lados de la ONEitis

Una de las dos cosas que generalmente le sucede al chico de Píldora Azul que obtiene su deseo y logra la intimidad con su chica ONEitis: O por defecto le ruega hasta la súplica, o se disipa su idealización de ONEitis hacia ella, y ella y su mujer regresan a la tierra para mezclarse con los simples mortales.

Es importante entender realmente lo que realmente es la ONEitis: Un apego insano hacia una idealización. Muchos hombres cometen el error de creer que si están «realmente enamorados» de su ONEitis todo está bien, pero el hecho es que los hombres envueltos en ONEitis están comprometidos con la creencia en su Mujer Soñada idealizada.

Saliendo de la idealización

En la tercera cita con mi ONEitis hicimos la cena en mi casa, vimos una película juntos y follamos por primera vez. Por primera vez en mucho tiempo estaba realmente ansioso (¿tal vez incluso emocionado?) por tener relaciones sexuales, ya que había idealizado y fantaseado con esta chica durante algún tiempo.

A pesar de que estaba ansioso, me mantuve frío, y le di una noche que será difícil de olvidar para ella, pero me di cuenta de algo cuando estaba teniendo sexo: el sexo no es tan bueno y ella tampoco.

En este punto, ella no es diferente a cualquier otra chica con la que he estado antes. Después de terminar, mi cabeza comenzó a despejarse un poco y pude ver que esta chica que había estado adorando no es mejor que yo, y no soy una mejor persona por haberme acostado con ella.

No me hace un mejor amigo o hombre el hecho de que conseguí acostarme con la chica con la que había estado fantaseando.

Además comencé a notar sus imperfecciones, una marca de nacimiento, ticks nerviosos, cualidades menos que perfectas. En mi mente, la había pintado para que fuera este ángel perfecto, pero eso no podía estar más lejos de la realidad.

Ella era muy atractiva para mí porque parecía fuera de mi alcance, pero ahora que lo he probado, sé que no es nada especial.

Este es un buen ejemplo de terminar con el ideal de ONEitis para un chico. Cuando alguien te dice que pienses en una chica sexy como si fuera solo otra chica más, el estado mental proviene de replicar esta desilusión. Roissy tuvo una excelente máxima en «Los 16 mandamientos de Poon»  (en inglés) sobre esto:

X. Ignora su belleza.

El hombre que entrena su mente para someter los centros de recompensa de su cerebro al reflexionar sobre un bello rostro femenino transformará mágicamente sus interacciones con las mujeres. Su aprehensión y conciencia de sí mismo se desvanecerán, allanando el camino para interacciones más honestas con los objetos de su deseo…

Buscando la validación en lo externo

Roissy incluso sugiere que los hombres dejen de usar términos como ‘está buena’ o ‘es bonita’ cuando se refieren a las mujeres (así como para evitar dar cumplidos a las mujeres solo por su apariencia) con tal de poder quitarles de la cabeza el condicionamiento que conduce a su idealización y que la convertirá en su ONEitis.

Una vez más, la idea es llegar al estado de desilusión. La Verdad Amarga se describe aquí antes de que hagas un acercamiento y antes de que exista una posibilidad de ser monógamo con una chica que representa una idealización.

Otra manera en la que me estaba engañando a mí mismo es que estaba usando mi ONEitis para tener validación: «Si puedo acostarme con esta chica de 10, entonces obviamente soy el tío perfecto en el que siempre he querido convertirme».

Estaba buscando la aceptación a través de los ojos de otra persona, pero cuando finalmente lo conseguí, no cambió quién era yo como persona. Estar con una chica hermosa puede ganarte la admiración de hombres necesitados y hacer que otras chicas se pongan celosas, pero eso no te hace una mejor persona.

He tratado la idea de que los hombres usan el sexo para la validación antes, por lo que no lo discutiré ahora. Sin embargo, agregaré que es parte del objetivo del condicionamiento de Píldora Azul que los hombres interioricen la idea de que su imperativo sexual es intrínsecamente malo y, en un contexto primario-femenino, incorrecto.

Una parte de hacer que los hombres crean esto es inculcar la idea de que buscan ensalzar sus egos y su estatus al tener relaciones sexuales en la cultura popular.

La hipergamia tiene mucho que ver

Otra parte de esto proviene de la naturaleza centrada en el objetivo de que los hombres sean los ejecutantes sexuales para la aceptación de las mujeres, reforzados aún más en un orden social centrado en la mujer, pero más allá de esto, la narrativa de sexo por afirmación pretende disminuir la legitimidad de la conducta sexual de los hombres a favor de la estrategia sexual socialmente correcta de las mujeres (hipergamia).

Escucho y leo incluso a hombres de La Píldora Roja bien intencionados que aún promueven esta idea mientras lanzan cumplidos para que las mujeres imiten las imperativas sexuales de los hombres.

El punto aquí está en que el usuario Bitter Truth no se siente una mejor persona por haberse acostado con su Chica de Ensueño. Su anticipación era que él sería «una mejor persona» por haber sido aprobado y consolidado en el sexo con su ONEitis.

Nuevamente, esto vuelve a la desilusión que mencioné anteriormente, pero también es el resultado de su condicionamiento a creer que «todos los hombres tienen relaciones sexuales para construir sus egos, su estatus y sentirse bien consigo mismos».

La sociedad femenina busca disminuir la agencia sexual de los hombres, y la principal forma de hacerlo es convertirla en una patología.

Vemos esto todo el tiempo con respecto a cómo el feminismo y el imperativo femenino ofuscan y re-definen la masculinidad convencional para que se ajuste a su conveniencia. Pero con respecto a los imperativos sexuales de los hombres, su estrategia debe convertirse en una enfermedad o un defecto del ego cuando la persiguen.

Viendo la realidad tal como es

He leído algunas publicaciones en The Red Pill sobre ONEitis. Por lo general, hablan sobre la chica que no podemos tener o la chica que está fuera de nuestro alcance.

Así que tal vez esto pueda dar una perspectiva un poco diferente sobre el tema. A veces, cuando las cosas parecen estar fuera de nuestro alcance, las queremos más porque no podemos tenerlas.

A veces, si nunca vemos de cerca como es ella, nunca podremos ver a través de nuestros lentes tintados en ONEitis con los que la estamos viendo. Ella es sólo otra chica más. Ella no es perfecta, simplemente me negué a verla como realmente es. Lo único especial de ella es su apariencia, y en realidad ella no trae nada a mi vida.

La mañana siguiente su teléfono estalló con mensajes de orbitadores beta diciéndole buenos días y preguntándole cómo fue su noche (genial gracias a mí y gracias por preguntar).

Estos tipos la estaban idealizando de la misma manera que yo, poniendo a esta chica en un pedestal y negándose a verla como una igual (o menos). Están perdiendo el tiempo. Realmente no conocen a esta chica, solo quieren la figura de fantasía que han pintado dentro de sus mentes.

Orbitadores Beta

Esta es una buena observación, pero la cosa es que esta «celebre» Chica de Ensueño no es algo que hayan pintado en sus cabezas por su propia voluntad.

Los Orbitadores Beta de mujeres son un hecho persistente durante generaciones porque es para lo que han sido creados y criados para ser. Sin duda, la mayoría crea voluntariamente sus propias idealizaciones, pero la semilla ya está allí para que la puedan regar.

Hay una interesante paradoja sobre esta desilusión. Por un lado, hay una cierta satisfacción emocional que proviene de creer en ese ideal de Chica de Ensueño.

Es lo que inspira a los hombres para el logro, la superación personal y muchos grandes esfuerzos creativos. Pero la idealización puede convertirse en una trampa. Se convierte en un consuelo creer en que la fantasía de Píldora Azul de Disney puede convertirse en realidad, y esa fantasía se transforma en una dulce reivindicación cuando un chico de Píldora Azul finalmente obtiene a su Chica de Ensueño.

En ese momento, su inversión en esa chica ideal es tan importante como su capacidad para mantener esa relación en un contexto de Píldora Azul.

Estos son los tipos que se quedan atónitos cuando su Chica de Ensueño los abandona una vez que han determinado que no es el tipo dominante alfa como se había vendido a sí mismo.

Ahora, no solo está lidiando con perder a «la mejor chica que jamás haya tenido», sino que también se enfrenta a la verdad de que su condicionamiento de Píldora Azul y los ideales que se han criado en él han sido falsos y una fuente de su propio engaño.

Perder a esa chica ONEitis se ve agravado por su pérdida de fe en su mundo de Píldora Azul.

Últimas conclusiones de su ONEitis

 

Así que, si tienes una ONEitis con la que estás fantaseando en este momento, tómate un breve momento y considera que solo es una chica normal con un aspecto por encima del promedio (o simplemente muy buena para maquillarse).

Ella tiene defectos e imperfecciones: no la conoces lo suficiente como para que salgan, o te niegas a verlos. Literalmente, la única razón por la que quise a esta chica fue por algo que era completamente irrelevante a quien es ella como persona: buena genética.

Ella tiene defectos e inseguridades como cualquier otra chica. No es perfecta y toma decisiones tontas. Al igual que tú, solo está buscando a su hombre perfecto, igual que cualquier otra chica.

«Vemos el mundo (a la chica), no como es (ella), sino como somos nosotros».

Me gustaría enfatizar la importancia de ligar y tener opciones. Me ha ayudado mucho. No solo por la mentalidad de la abundancia, sino por poder compararla con mis otros ligues, lo que me ayudó a poner las cosas en perspectiva. Sin embargo, tener otras citas no me impidió desarrollar ONEitis en esta circunstancia.

Dejando atrás la idealización

Hice una entrada divertida hace un tiempo, llamada «Muestra y Cuenta«, donde comparé las imágenes de estrellas porno inventadas y no inventadas para ilustrar la imagen de fantasía que los hombres tienen con la realidad de las mujeres en la vida real.

La mayoría de los hombres de Píldora Azul te dirán que sus idealizaciones son sobre la chica que está debajo de todo el maquillaje.

Esta es la idealización que se les enseña a creer que es aceptable para las mujeres porque exime a las mujeres de tener que calificarse de alguna manera para la aprobación sexual estratégica de los hombres.

Mantener los estándares para la apariencia de una mujer, su peso o cómo se presenta a sí misma siempre se combinará con la objetificación sexual de las mujeres. Pero cuando un chico de Píldora Azul encuentra a su Unicornio, ella casi siempre califica para ese estatus debido a «quién es ella realmente».

Si bien es bueno tener una perspectiva realista de la presentación de una mujer, parte del acondicionamiento de Píldora Azul es promover la idea de que los hombres que ponen a la mujer en un pedestal deben basar esa idealización en factores intrínsecos en lugar de extrínsecos.

Encontrarás que algunos de los tipos más patéticos con ONEitis a menudo se lanzan sobre algunas de las mujeres menos atractivas físicamente. Me he quedado asombrado por el llanto y el crujir de dientes que los hombres de Píldora Azul mostrarán sobre las mujeres a quienes superan en el mercado sexual hasta en 2 puntos.

El Valor en el Mercado Sexual

Esa es la ONEitis «real»; cuando un chico que conoces fácilmente podría hacerlo mejor que con su novia ONEitis en el Mercado Sexual, está llorando por ella, manos en la cabeza, porque ella es su «única».

Mirando esto desde afuera, pensamos ‘¿qué demonios?’ Y tratamos de razonar con él acerca de lo mejor que puede hacerlo, pero de lo que no nos damos cuenta es que este tipo estuvo condicionado desde sus primeros años a creer que su ‘copo de nieve’ es único en sus cualidades intrínsecas.

Sí, hay tíos que pierden el juicio con tías buenas con las que fantasean obsesivamente, pero para la gran mayoría de los hombres (es decir, el 80% de los Beta) esta fantasía sigue siendo eso, una fantasía.

De hecho, según el libro «A Billion Wicked Thoughts«, la mayoría de los hombres reservan sus fantasías sexuales y limitan conscientemente su alcance para los encuentros sexuales con mujeres que creen que son «alcanzables» para ellos.

Esta es una explicación para el aumento de la popularidad del porno amateur, pero también es porque la mayoría de los hombres quieren fantasear sobre lo que creen que les es posible realizar.

Yo diría que, para la mayoría de los hombres con ONEitis esto se debe a que comparan lo que creen que es su Valor en el Mercado Sexual con el Valor en el Mercado Sexual excesivamente inflado que la mayoría de las mujeres promedio aplican a sí mismas.

En promedio, y con la ayuda de la conectividad y las redes sociales, la mayoría de las mujeres suponen que su Valor en el Mercado Sexual es muy superior al de los hombres.

Esta percepción los filtra hasta el hombre promedio y ahora puedes entender por qué los hombres creen que sus novias con un Valor en el Mercado Sexual mucho más bajo son «la mejor chica que alguna vez tendrán».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *