Relaciones, La Píldora Roja y tú

Afección de hombres vs afección de adolescentes

Hace un tiempo, finalmente descubrí lo que hace a una relación ser una buena relación.

La mayor parte de la discusión está centrada en echar un polvo, eso la cosa más fácil del mundo, después de hacerlo por un tiempo. Lo que no es tan simple es mantener una excelente relación. Voy a aventurarme y decir que la MAYORÍA de las relaciones son una mierda y, sin embargo, son solo dos principios fundamentales los que determinan el éxito de cualquier relación. Es ridículo que me haya tomado tanto tiempo darme cuenta de esto.

Mis relaciones solían ser una lo habitual, tener novia, a veces te llevas bien, a veces no. A veces es mala, a veces es buena. Tarde o temprano, aparecen esos pequeños problemas en forma de celos y te preguntas si te están engañando, y luego todas las discusiones y las rupturas, la típica mierda.

Para descubrir por qué la mayoría de las relaciones son malas, con el tiempo debes ver el tipo de conexión emocional que estás buscando:

  • Validación emocional por parte de tu pareja.
  • Ser capaz de ‘confíar’ en tu pareja.
  • Apoyo por parte de tu pareja.
  • Algo así como un amor incondicional por parte de tu pareja, ‘por ser como eres’.
  • Buscando la aprobación de tu pareja

Hay mas aspectos, pero eso es probablemente suficiente para acercarnos a donde quiero llegar.

Somos criaturas simples. Estamos programados para tener una conexión emocional con el sexo opuesto. Sin embargo, por extraño que parezca, piensa en cómo se expresa esta programación:

Solo hay dos tipos de amor en el hombre que funcionan en nuestro cerebro.

Uno, el amor que recibiste, querías tener, esperabas, quizás experimentaste, de parte de tu madre, como niño. Ese es un tipo de conexión emocional clave con la mujer y, por más que parezca absurdo, es el tipo de conexión que la mayoría de los hombres están tratando de encontrar nuevamente en su vida adulta por parte de una novia/esposa.

Considera esto seriamente. Mira los pocos puntos nombrados mas arriba. ¿Qué tipo de «amor» es ese? No lo juzguemos, solo vamos a mirarlo de forma objetiva. Así es como la mayoría de los hombres ven el amor. No lo piensan conscientemente, pero ese es el amor que experimentaron cuando eran niños.

Aquí hay algunas noticias: ninguna chica te amará como tu mamá lo hizo.

Antes de que nos metamos un poco más en eso, veamos el otro tipo de amor que existe en el hombre:

El amor que un padre tiene por su hija.

De nuevo, tenemos que eliminar todos los fragmentos incestuosos, sexualizados y extraños, y solo observar los componentes emocionales que impulsan el tipo de interacción, expectativa, dependencia y resultado. ¿Cómo ama un padre a su hija?

  • Dando validación emocional a la niña.
  • Dando confianza y control.
  • Dando apoyo.
  • Moldeándola a su imagen.
  • Dando aprobación, siempre y cuando la niña haga las cosas según lo esperado.

Compara estos puntos con los de arriba. ¿Cómo te sientes al respecto? Elimina el contexto madre/hija. Tan solo observa las proporciones de dar y tomar, observa dónde yace el control.

Siempre hay control en una relación. La pregunta tan solo es ¿quien lo tiene?

No hay otra conexión emocional romántica en nuestro cerebro. Es buscar el amor que recibiste de tu madre cuando eras niño o crear el amor que recibes de tu descendencia.

Todo de lo que habla la Manosfera se ajusta a este modelo. Todo el concepto de «beta» está plasmado en cómo los hombres tratan a las mujeres de quienes quieren el amor maternal. Son los débiles, los que buscan la aprobación, esperan este océano de apoyo y ponen a una mujer en un pedestal y, adivina qué, es un auténtico desastre. El amor de madre se termina una vez has crecido. Darse cuenta de ello significa tener que alejarse de eso, aceptar el hecho de que este tipo de vínculo emocional se HACE. Ser hombre significa estar en la cima de la jerarquía social. Por otro lado, las relaciones de repente funcionan increíblemente bien cuando tratas a una chica no como a un adulto al que admiras, a un adulto del que buscas validación, sino como a un niño.

Piénsalo. ¿Shit tests? Por parte de un adulto, quizá. ¿pero un niño? ¿Cómo tratas a un niño que te pone a prueba? bueno… muchos hombres no han crecido lo suficiente como para ser llamados hombres, por lo que todavía no sabría como. Pero para algunos de nosotros, todo lo que falta es esta realización consciente. Tu no buscas la validación de un niño, ¿verdad? no le preguntas a un niño si está bien que salgas, ¿verdad? Cuando quieres que un niño haga algo, ¿cómo lo abordas?

No estoy diciendo, ‘sé un imbécil’. Todavía juegas con niños, mucho. Quieres recompensarlos por su buen comportamiento. Tratar con los niños tampoco es fácil, pero si descubres eso, entonces también descubres como tener una relación saludable con una mujer. Realmente no creo que «jugar a ser un imbécil» sea una estrategia completamente evolucionada. Es simplemente mejor que querer una madre de reemplazo. Así que cuando una chica tiene la opción de elegir entre un adulto (que es un gilipollas) o un chico llloriqueando que quiere tener una madre, por supuesto, ella elegirá al gilipollas.

Pero permítele la opción de elegir entre una figura paterna, un gilipollas y un niño lloriqueando, y la figura paterna ganará siempre. Parte de eso es dar validación, crear límites, estar claramente en control.

Si quieres una buena relación, empieza a leer libros de psicología para padres (no los feministas de la nueva era). Puedes llevar esto tan lejos como quieras, una vez que te sientas cómodo. Será mucho mejor que escuchar a los que se comportan como niños, básicamente diciendo «trata a las chicas como si tuvieras 12 años» y mejor aún que la cultura convencional que pone mierda de Disney y comedias románticas que imitan las relaciones de amor maternas (las cuáles no existen).

Mis relaciones se han convertido en algo completamente diferente desde que empecé a adoptar el enfoque de la figura paterna. A las chicas les encanta, están dispuestas a hacer cualquier cosa y todo, y la típica mierda de antes ahora es tal vez solo el 5% de lo que solía ser antaño, antes de que me diera cuenta de esto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *